TOMILLO

Es una  planta aromática bien conocida por todos los gastrónomos y planta medicinal, el tomillo es planta propia de las regiones soleadas del Mediterráneo y era utilizado ya por egipcios, etruscos, griegos y romanos.
El serpol (Thymus serpyllum) es un tomillo silvestre, preferido por las liebres y los conejos. Con fines terapéuticos, es preferible el uso del tomillo (Thymus vulgaris), ya que es algo más activo, pero sus indicaciones y modo de empleo son idénticos. Conviene hacer provisión de hojas e inflorescencias de una u otra especie en la época de plena floración, o sea de mayo a agosto según las regiones, y secarlas en guirlandas sujetas a un cordel.
Constituyentes principales. El tomillo contiene tanino, un principio amargo (que le confiere su sabor), una esencia formada por dos fenoles (timol y carvacrol), terprenos (pinemo y cimeno) y alcoholes (borneol, linalol).
Indicaciones y modo de empleo. Se utiliza el tomillo en infusión, decocción o esencia, pero cabe procurarse también timol (alcanfor de tomillo), que es uno de los dos constituyentes de la esencia de tomillo. El timol se presenta en forma sólida (uso interno) y forma parte de numerosas preparaciones: pomadas, soluciones y polvos (para uso externo).
Uso interno. Utilice generosamente el tomillo en la cocina (salsas, parrilladas, asados, etc.) y apareciará su sabor cálidamente perfumado, así como su intenso aroma.
Si prepara una infusión, basta una ramita por taza. Eche el tomillo en agua hirviendo, conserve la cacerola en el fuego dos o tres segundos, y deje después en infusión durante diez minutos. Esta infusión se consume a razón de tres o cuatro tazas diarias, entre las comidas o inmediatamente después de éstas. Para edulcorar, utilice miel.
La esencia (el aceite esencial) se toma con un terrón de azúcar (de tres a cinco gotas diarias) o en pildoras (de cuatro a seis diarias).
El timol se toma en dosis muy reducida: de 5 a 50 centigramos (nunca más en una sola toma) cuatro veces al día. No tome a continuación alcohol, ni tampoco ninguna medicación aceitosa. Por ser delicado su empleo, le indicamos en particular los casos en los que es preferible a las demás preparaciones. Cualquiera que sea la fórmula que elija, el empleo del tomillo le será útil para cuidar numerosas afecciones:
— Amenorrea accidental.
— Anginas (puede masticar, además, un poco de tomillo).
— Astenia física o psíquica.
— Asma.
— Bronquitis, enfisema.
— Tos ferina (seis tazas de infusión cada día).
— Diarreas, disentería, tifus (tomillo o timol).
— Digestión difícil.
— Parásitos intestinales (tomillo o timol); para la solitaria, tome durante 8 días (a veces basta con 4) un sello de 25 cg de timol por la mañana en ayunas.
— Retención de orina.
— Resfriados. Uso externo.
— Afecciones de la boca: gargarismos y buches con una solución de timol en agua alcoholizada (de 1 a 6 milésimas). Cabe elaborar en casa un dentífrico al tomillo cuya acción bactericida es eficaz; para ello se mezcla tomillo seco pulverizado con polvo fino de arcilla, a partes iguales.
— Afecciones de las vías respiratorias (bronquitis, resfriados, tos ferina): al uso interno del tomillo, añádanse inhalaciones (de 2 a 3 por día) preparadas por el farmacéutico, con los siguientes ingredientes:
— 0,25 grs de mentol,
— 5 grs de bálsamo del Perú,
—  10 grs de esencia de tomillo,
— 80 grs de alcohol de 90°.
Eche una cucharadita de este líquido en una taza de agua muy caliente.
— Caída del cabello: prepare una loción tonificante con una decocción concentrada de tomillo (500 grs por 4 litros de agua).
— Furúnculos y heridas: limpie la piel con agua de tomillo, en venta en farmacia y establecimientos de dietética, o con una emulsión jabonosa de timol.
— Reuma, artritismo, gota: tome baños con adición de tomillo.