Descongestionantes

Son los que actúan en nuestro  orga-
nismo para suprimir o disminuir los procesos congestivos. Entre las plantas con estas propiedades se encuentran la anémona de los bosques, árnica, gayuba, ortiga blanca y pulsatila.

Digestivos

Son aquellos que tienen la propiedad de facilitar y estimular la digestión. Las plantas que se usan son el abrótano hembra, cerezo, haba, romero, anís, hierba buena, lampazo, perejil, tanaceto, trébol acuático, verónica, achicoria, agracejo, ajo, aquilea, boldo, café, cálamo aromático, codearía, condurango, enebro, espliego, genciana, hierba luisa, lúpulo, manzanilla, menta, orégano, poleo, rosal silvestre, ruibarbo, salvia, té, zarzaparrilla y cebolla.

Diluyentes

Son los que tienen la propiedad de hacer la sangre más fluida cuando está demasiado espesa y evitan el riesgo de formar coágulos causantes de las embolias. Las plantas más usadas son el castaño de indias y la cebolla.