ANGÉLICA (Yerba del Espíritu Santo)
Se aprovecha toda la planta que es tónica y cordial, estomacal y antiespasmódica. Está indicada también contra los vértigos, desfallecimiento y jaquecas de origen nervioso, así como los casos de asma nervioso y menstruaciones difíciles.
Se utiliza en forma de infusión de raíces ralladas o retoños frescos, que se prepara a razón de 10 a 20 pulgaradas por litro de agua. La infusión y decocción de semillas son más activas. En su preparación no sobrepasar las 5 pulgaradas por litro de agua. El vino de angélica (reconstituyente y digestivo) se prepara incorporando a un litro de buen vino un puñado de raíces y semillas mezcladas con hojas trituradas, que se dejará macerar en un lugar templado por espacio de 48 horas.
Indicaciones: fatiga general, aerofagia, vómitos, asma nervioso, jaquecas, dolores menstruales, reumatismo, espasmos, artritismo, úlceras del estómago.
Dosis: infusión y decocción una taza al día, vino una copita de licor al día, antes de la comida principal.