ARROZ
El arroz es uno de los alimentos básicos de la humanidad, y en estado integral es muy completo, pues contiene casi todos los minerales necesarios para el hombre, así como vitaminas A y B, proteínas, grasas e hidrato de carbono.
Pero el arroz blanco, del que se ha eliminado la envoltura parduzca, es un alimento pobrísimo, poco más que mera fécula, y para colmo muy astringente por su contenido en almidón y su ausencia en celulosa, que se halla, junto con las vitaminas y la mayoría de los principios nutritivos, en la cutícula que se elimina al “refinar” el arroz.
En los pueblos que se alimentan básicamente de arroz blanco es frecuente la desnutrición, así como las epidemias de beri-beri y la pelagra, por falta de vitaminas, proteínas y sales minerales.
El arroz integral requiere un par de horas para su cocción, pero si se deja en remojo toda la noche se puede cocer en media hora.
Por combatir la hipertensión arterial, el arroz es muy aconsejable para los ancianos.
Para cortar la diarrea, cocer con unos 20 gms. (en este caso da lo mismo que sea blanco) en un litro de agua e ir bebiendo de esta agua hasta que se corte la evacuación.
El arroz, especialmente su harina, es un buen emoliente, y se puede usar en forma de cataplasma para aliviar inflamaciones cutáneas.
Indicaciones: hipertensión, diarrea.
Contraindicaciones: estreñimiento.