BOJ
El boj se utiliza raíz, madera y hojas que contienen, entre otros alcaloides, la buxina, substancia tóxica bastante peligrosa, por cuya razón no deberá usarse sin respetar escrupulosamente la dosis.
El boj tiene propiedades depurativas, es un buen sudorífero y favorece el drenaje de la bilis. Resulta también efectivo en los accesos de paludismo y contra todas las fiebres rebeldes, ya que no sólo elimina los síntomas (fiebre), sino que, al depurar la sangre, ataca de firme las causas de la enfermedad. La buxenina, otro de sus alcaloides, ha sido recientemente descubierta en los Estados Unidos por Kupchan. Esta sustancia presenta una importante actividad en la inhibición del desarrollo del cultivo de las células procedente de cáncer humano.
Lo cual puede significar la existencia de un nuevo elemento en la lucha contra esta enfermedad.
La infusión de corteza, hojas y madera (depurativa) se prepara con 5 pulgaradas de planta por litro de agua. La decocción de corteza y hojas (sudorífica, febrífuga) se prepara con las mismas proporciones.
Indicaciones: hipertermia, paludismo, trastornos hepáticos. Dosis: una taza diaria durante tres días.