DIENTE DE LEÓN ( Amargón – Corona de fraile )
El diente de león es apreciado por sus propiedades diurética y depurativas de la sangre; es también tónico y sudorífico y activa la secreción biliar.
La mejor forma de aprovechar las propiedades de esta planta rica en clorofila, es comer las hojas crudas, en ensalada o extraer su jugo.
El cocimiento de hojas y raíces (no tiene tallo y las hojas dentadas salen directamente de la raíz, se prepara con 20 grs por litro de agua.
Con los pedúnculos de las flores se hace una decocción que purifica los ojos y elimina las manchas de la córnea.
Indicaciones: trastornos hepáticos y biliares (cálculos), artritis, reuma, enfermedades de los ríñones, celulitis, dermatosis de origen interno.