EUCALIPTO
Por las propiedades balsámicas y sudoríferas de sus hojas, el eucalipto ha sido llamado «árbol contra la fiebre». Está indicado en todas las afecciones de las vías respiratorias: gripe, catarro, tos, bronquitis, asma, etc., y también en los trastornos del aparato urinario.
La infusión se prepara con 10 grs. de hojas secas por litro de
agua.
Aumentando esta proporción al doble (20 grs. por litro) se prepara un excelente baño de vapor para pecho y cabeza; en un recipiente con agua hirviendo se echan las hojas de eucalipto, y luego, con el pecho desnudo el enfermo pone la cara sobre el recipiente para aspirar el vapor, tapándose con una toalla grande para que cubra su cabeza y cuerpo hasta la cintura y el recipiente.
La misma proporción empleada en los baños de vapor (20 grs. por litro) sirve para gárgaras, en caso de afecciones de garganta, y lavados nasales en caso de resfriados de nariz.
Indicaciones: afecciones de las vías respiratorias y urinarias.
Dosis: infusión, 3 o 4 tazas al día, un baño de vapor al día para descongestionar el aparato respiratorio, mientras dure la dolen cia, gárgaras y lavados nasales a discreción.