ENCINA
La corteza de la encina es un excelente astringente, por lo que su decocción (a razón de 40 grs. por litro de agua) se emplea contrala diarrea y la disentería, así como para contener hemorragias de estómago e intestino de origen ulceroso, hemorragias pulmonares y urinarias.
Indicaciones: diarreas, disentería, hemorragias. Dosis: tres o cuatro tazas diarias.