HIGO
Ricos en vitaminas. A, B y C, laxantes y expectorantes, los higos constituyen un alimento sano y nutritivo tanto secos como frescos y contribuyen notablemente a limpiar las vías respiratorias y los intestinos.
Un higo seco cocido en leche cortado por la mitad y aplicado bien caliente sobre un absceso o forúnculo, acelera su maduración. I en caso de absceso dental, si se aplica sobre la encía produce alivio inmediato.
Al igual que las ciruelas pasas, los higos secos puestos a remojo por la noche y comidos por la mañana en ayunas vencen el 1 estreñimiento más tenaz.
Cociendo a fuego lento unos cuantos higos secos en muy  poca agua se obtiene un buen jarabe para la tos y el dolor de garganta, que a la vez es un laxante suave.
Indicaciones: estreñimiento, afecciones de las vías respiratorias.