LIMÓN
Salvo en algunos casos en que no es tolerado por el organismo (ciertos trastornos neurovegetativos, gastritis, ulcera, fragilidad de los vasos sanguíneos), el limón es uno de los aliados más eficaces de la salud, y rara es la enfermedad o molestia que no contribuye combatir.
E incluso en los casos de intolerancia casi siempre es posible una lenta adaptación al limón, que, por increíble que parezca, ha contribuido a curar, incluso úlceras. En cuanto a la fragilidad de los vasos sanguíneos si bien el jugo de limón se ha de tomar, en este case con mucha prudencia, la infusión de corteza de limón, rica en vitami ñas P, está muy indicada.
El limón ante todo es un excelente depurativo y desinfectante (incluso para uso externo), que disminuye la viscosidad sanguínea) combate la hipertensión arterial, así como las várices y flebitis, celulitis, etc.