Siempre que se haga necesario el uso de las bayas (disrreas, afecciones oculares), alegrémonos: por una vez, el remedio se nos ‘ presenta en forma de golosina. Podemos comer los arándanos de todas maneras: crudos, en jalea compota o jarabe. La decocción se prepara a razón de una cucharada grande sopera llena de frutos por cada 1/4 litro de agua. Contra la diabetes, tomar infusión de hojas I preparadas con un puñado en un litro de agua hirviente. La decocción de frutos (uso externo) se prepara con un puñado por litro de I agua que se dejará hervir hasta que se reduzca a la mitad (hemorroides, aftas, muguet).
Indicaciones: colibacilosis, enteritis, fiebre, tifoidea, diarreas rebeldes, trastornos digestivos provocado por antibióticos, diabetes, hiperglicemia, hemorroides, aftas, muguet.
Dosis: decocción de frutos, 4 tazas al día. Infusión de hojas, beber un litro en el espacio de 24 horas.