MOSTAZA NEGRA
La mostaza fue empleada ya por Galeno en forma de cataplasmas. Este revulsivo se ha convertido ya en clásico y ha llegado hasta nuestros días, en que se sigue aplicándose contra las congestiones bronquiales, enfriamientos graves, afecciones reumáticas dolorosas y encefalitis. Aunque el uso de la mostaza negra sea casi exclusivamente externo, puede emplearse también en forma de infusión, actuando así como tónico, estimulante, purgante y antiescorbútico. No hay que abusar de dicha infusión, porque es irritante.