RUIBARBO
Si bien el ruibarbo, como en antaño no se le pueden negar sus virtudes como aperitivo, tónico y, sobre lodo, purgantes. Estimula la secreción biliar, pero no hay que abusar de su empleo, ya que, tras sus efectos purgantes provoca estreñimiento. Se proscribe su uso a los enfermos de gota a los que padecen enfermedades renales, a los dispépticos, a loTque padecen hemorroides y a las madres que amamantan ya que amarga la leche.