Se vierte el agua hirviente sobre la dosis de la planta medicinal indicada generalmente una cucharadita o sean unos cinco gramos de substancia por cada taza de agua de 200 a 250 gramos. Se cubre bien y se deja reposar unos 10 minutos hasta que la temperatura baje espontáneamente Hasta 60 grados más o menos. Luego se cuelan al servirlo.
Las infusiones no son alimentos; unas actúan como agentes excitadores de las funciones digestivas o de los ríñones, otras como tónicos del corazón y de los músculos, algunas ayudan al trabajo cerebral; pero todas aceleran la circulación de la sangre, activan las funciones de la piel y aumentan la diuresis o evacuación de orina.