La raíz de la valeriana se pulveriza y se toma directamente este polvo, que también se puede usar en preparar tintura.
Para una acción más suave se puede preparar una decocción con 10 grs. de raíz por litro de agua, de la que se puede beber en abundancia.