Vino tónico amargo.
Puede también prepararse un buen tónico-casero, dejando macerar 10 gramos de raíces de genciana bien machacadas y 15 gramos de hojas de salvia en un litro de vino blanco o de vino seco durante dos o tres días.
Filtrar y embotellar de nuevo. Se toma por vaso de 50 gramos, de mañana en ayunas, otro una hora antes de cada comida, y otro al acostarse.