Las zanahorias
Fluidifica la bilis, y está indicada contra la insuficiencia hepática y otras afecciones del hígado. Contribuye a renovar la sangre y aumentar su contenido en glóbulos rojos, siendo muy eficaz contra la anemia.
El poder cicatrizante de la zanahoria no sólo se presta a un uso interno ( úlcera, hemorragia intestinal) sino también externo; la pulpa de zanahoria cruda, aplicada a una herida, llaga o quemadura, favorece su curación y evita que queden señales. La pulpa se usa también como mascarilla facial, o su jugo como tónico; fortalece la piel y evita la formación de arrugas.