Cebolleta para el dolor de garganta.
Corta el tallo de la cebolleta en vertical, sazónala bien con sal y frota una mitad contra otra para que se ablanden. Envuelve una de ellas en una gasa y sujétala con una venda sobre la garganta. Mantenía ahí hasta que la cebolleta se seque y sientas que tu garganta se haya recuperado.