La berenjena calma el dolor de muelas.
Pon la piel de una berenjena en una sartén sobre el fuego y deja que se queme. Pártela en trocitos y aplícala sobre la muela dolorida. ¡Ya no tendrás más molestias!