Limón para dientes resplandecientes.
Todos los días, después de lavarte la boca de forma habitual, frota tu dentadura con la ralladura de un limón, que habrás puesto en tu cepillo de dientes. Conseguirás unos dientes blancos y una sonrisa perfecta.