Fuera forúnculos, gracias al perejil.
Una cataplasma de perejil alivia estas inflamaciones tan dolorosas. Pon unas ramitas en agua hirviendo hasta que las hojas se ablanden y aplícalas sobre la zona, envueltas en una tela de lino.