Medicina de temporada.
Fruta legendaria, nadie se atrevió a probarla hasta hace 400 años. Desde entonces es la reina de nuestra cocina otoñal y, sobre todo, de nuestro botiquín.
Dice un cuento popular chino que Lorenzo, el Sol, cansado de tanto trabajo durante un largo verano, decidió bajar a la Tierra para descansar. Y como no lo podía hacer tal cuál era, optó por convertirse en naranja para, de esa forma, colarse dentro de las casas. Este bonito cuento se lleva narrando desde hace miles de años en China porque, aunque hoy en día sea España la mayor productora de esta fantástica fruta, las naranjas proceden precisamente de allí.