VEJIGA Y PRÓSTATA.
Al ser la naranja una fruta diurética, resulta muy beneficiosa en casos de infección e irritación de vejiga. Quistes, ulceraciones, tumores o un problema tan común como la incontinencia pueden solucionarse tomando todos los días en ayunas un gran vaso de zumo de naranja.
La inflamación de próstata se evita comiendo 2 naranjas diarias ó 1 zumo de éstas. Si la enfermedad ya ha empezado a manifestarse, se puede curar tomando todos los días, en ayunas, 2 zumos de naranja y pomelo.