Naranjas naturales.
La acción conjunta de su vitamina C y su vitamina A constituye un preventivo contra las infecciones, sobre todo las intestinales y las del aparato respiratorio. Y ahí no acaban sus ventajas. Porque la naranja, no sólo es buena para prevenir, si no también para curar. Esto se debe a:
1. SU ACIDO CÍTRICO
Un antibiótico natural que actúa como desinfectante del organismo y microbicida contra determinados virus y bacterias.
2. SUS SALES DE POTASIO
Que despejan la sangre de residuos enfermos, aumentando la calidad de nuestros glóbulos rojos.
3. SUS SALES FOSFÓRICAS
Por sus efectos regeneradores para el cerebro y el plasma sanguíneo.