ALMORRANAS.
Para mantener las hemorroides a raya hay que cuidar la dieta. Comer queso, leche, huevos, carnes, pescado y embutidos lo único que hace es empeorarlas. Sin embargo se alivian con ajo tierno, tomate, cebolla, zanahoria y, sobre todo, naranja. Esta desinfecta y suaviza la zona rectal. Incluso puede hacer desaparecer las hemorroides definitivamente, si se toma en cantidades grandes (7 ú 8, al día).