BOCA Y ENCÍAS.
El ácido cítrico de las naranjas elimina de la boca, encías y dientes, los restos fermentados de comidas que no han sido eliminados durante la limpieza bucal. Además evitan la inflamación de encías. Para ello, conviene tomar 1 ó 2 naranjas tras cada comida. La lengua sucia y el mal aliento se eliminan con un zumo de 3 naranjas, tomado en ayunas.