ESTOMAGO.
Es el órgano que más se beneficia comiendo naranjas. Comida entera, tonifica las glándulas secretoras del estómago, fortifica sus músculos y evita sus ulceraciones. Si el tuyo te da problemas, sustituye la cena por 3 ó 4 naranjas enteras. Además, comienza el día tomándote un gran vaso de zumo y una tostada de pan integral con miel.