INTESTINO Y COLON.
Las personas que no perdonan su zumo de naranja en el desayuno no tienen problemas de intestino. La fibra de la fruta facilita los movimientos peristálticos de éste, evitando molestias tales como el estreñimiento. En el colon, las naranjas producen el mismo efecto. 2 naranjas comidas a lo largo del día curan por completo la diarrea. El zumo de 3 naranjas es un buen preventivo contra el cáncer de colon.