Albaricoque.
Es rico en potasio, tiene casi tanto como el plátano, y en hierro. Una ración de tres albaricoques medianos aporta el 20 por ciento del hierro que necesitan las mujeres menopáusicas y sólo tiene 50 calorías. Como ventaja añadida, son pobres en sodio y no contienen grasas.
Se conservan en la nevera, en bolsas de plástieo perforadas para evitar que se resequen.