Avena.
Es rica en fibra, fibra y más fibra, algo de lo que andan muy necesitadas las dietas actuales del mundo occidental. Por las mañanas, dos cucharadas de salvado de avena, disueltas en yogur, zumo, leche o simplemente acompañadas de un buen vaso de agua, acaba con los problemas de estreñimiento. Además, apenas contiene grasas y sodio.