Propiedades de avena: La fibra no sólo es buena para regular el tránsito intestinal. Estudios realizados con pacientes diabéticos demostraron que aquellos que tomaron cien gramos diarios de salvado de avena más o menos una taza de desayuno durante varias semanas no sólo necesitaron administrarse menos insulina sino que, como regalo inesperado, vieron que sus niveles de colesterol se reducían y adelgazaron un kilo y medio aproximadamente durante el tratamiento.
Trucos: El problema del salvado de avena es que tal como se comercializa resulta poco apetitoso. Una buena idea es sustituir en bollos, tartas o empanadas la mitad de la harina que indique la receta por el salvado de avena.