Propiedades de las judias secas: La Universidad de Kentucky sometió a pacientes con colesterol alto a una dieta que contenía 100 gr. de judías secas diarias el equivalente a una taza de judías cocidas, más o menos. El colesterol de estos pacientes se redujo hasta en un 19 por ciento tras tres semanas sometidos a la dieta. Además la fibra que contienen regula el tránsito intestinal, evita el estreñimiento y ayuda en la prevención del cáncer de colon.
Trucos: En potes y fabadas las judías se convierten en un plato muy calórico, pero la cosa cambia si se toman en ensalada. Mezclar una taza de judías blancas cocidas con 50 gr. de gambas cocidas -pueden ser congeladas, 1 tomate y 1 pepino cortados en dados y 1 cebolla pequeña; aliñar con una cucharada de aceite de oliva y vinagre al gusto.