El tomate.
Es rico en sales minerales, como calcio y hierro, y en vitaminas, sobre todo A y C, además de tener un alto contenido de agua. Tiene muy pocas calorías (20 por cada 100 gramos), lo que lo hace idóneo para incluir en dietas de adelgazamiento.