Frutas con vitamina.
Todas las frutas se deben consumir lo antes posible, pues sus nutrientes resisten mal fuera del árbol. Para guardarlas, elige el cajón inferior de la nevera, donde el frío es menos intenso, o fuera de ella siempre que sea un lugar fresco y seco. En el caso de los plátanos, su piel se pone enseguida negra en el frigorífico, pero esto no afecta en absoluto a su pulpa, que sigue manteniendo todas sus vitaminas y minerales.
Para que los alimentos mantengan intactas todas sus propiedades y nutrientes, es necesario aprender a almacenarlos en las condiciones óptimas. Estas son las claves para conseguirlo.