La soja.
Es muy rica en proteínas de gran valor biológico, comparables a las de la carne y el pescado. De hecho, las semillas de soja tienen más valor proteico que otras leguminosas. Además, aporta vitaminas E y B12 y minerales como calcio, hierro y potasio. También contiene ácidos grasos poliinsa turados que ayudan a rebajar los niveles de colesterol en sangre.