Propiedades del pescado: El pescado blanco gracias a su carne magra -posee entre 2 y 5% de grasa- es especialmente recomendado para incluirlo en la dieta blanda de personas que sufren trastornos digestivos. Por otra parte, los ácidos grasos omega-3 contenidos en el pescado azul evitan una coagulación sanguínea anormal, además de reducir los triglicéridos y el colesterol “malo”, todos causantes principales de las enfermedades cardiovasculares. La riqueza en hierro y cinc, junto a un alto contenido de selenio, hace que los pescados azules pemitan controlar el envejecimiento y el deterioro celular. El potasio que aportan todos los pescados, ayuda a que la presión arterial se mantenga en un nivel adecuado, siendo un alimento ideal para las personas hipertensas.
Trucos: Para obtener un plato delicioso, rápido y fino, pon filetes gruesos de pescado en una fuente, rocíalos con zumo de limón, tápalos con un plástico perforado y cocínalos en el microondas unos 5 minutos, sin olvidar darlos vuelta, de vez en cuando. Déjalos reposar 4 minutos.