Yogur desnatado.
Se trata de un alimento muy nutritivo que destaca por su aporte de proteínas y su gran concentración de calcio. Al ser desnatado, posee pocas grasas por lo que su valor alimenticio es aún mayor. Posee más vitaminas del grupo B y, por ello, es depurativo.
Propiedades: Favorece el fortalecimiento de los huesos, dientes y uñas. Mejora la flora bacteriana y tiene una acción antibiótica en el intestino, además de aliviar las inflamaciones de éste debido al ácido láctico que posee. Es también un aliado eficaz frente al estreñimiento por su efecto laxante y regulador de la digestión. El yogur desnatado es una alternativa para aquellos con intolerancia a la lactosa.
Trucos: Si quieres hacer una salsa más ligera, combina un yogur con eneldo y chalotas o con pepino y menta fresca, picados finos.