Las vitaminas del grupo B aceleran la transmisión de los impulsos nerviosos entre las neuronas, protegiéndolas de su deterioro. La puedes encontrar en la leche, yogur, cereales, plátanos, albaricoques, pescado y verduras de hoja verde.