Bergamota infusion contra resfriados.
Echar una taza de agua hirviendo sobre dos cucharadas de hojas frescas de bergamota troceadas. Tapar el recipiente y dejar en reposo durante cinco minutos. Filtrar a través de un colador y, cuando todavía se mantenga caliente, añadir a la infusión una cucharada de zumo de limón recién exprimido y otra de miel. Mezclar todo muy bien y tomarlo justo antes de meterse en la cama. Las cualidades expectorantes de esta planta ayudarán a aliviar las molestias en vías respiratorias altas y bajas.