Come mucha fruta.
Esta contiene antioxidantes y nutrientes que frenan la acción de los radicales libres, responsables de la “oxidación” del cerebro. Las más beneficiosas son la naranja y las fresas, aunque también son ideales la manzana, la pera, el plátano, el kiwi y el melocotón.