Las espinacas son tan buen antioxidante como la fruta. Lo ideal sería tomarla cruda, en ensalada, porque durante el proceso de cocción se pierden buena parte de las enzimas que son tan beneficiosas para la memoria.