La miel también es un alimento muy rico en glucosa. Utilízala para endulzar zumos, una taza de leche, o un sencillo postre de queso fresco o membrillo.