El azúcar estimula la liberación de acetilcolina, un neurotransmisor que potencia la memoria, al acelerar la comunicación entre las células. Esto no quiere decir que la tomes a cucharadas, porque en exceso, puede producirte amnesia. Lo ideal es consumir 4 ó 5 cucharaditas al día, en el café de la mañana y el de mediodía.