Si no eres golosa, recurre a las uvas para aportarle glucosa al cerebro. Esta fruta, además es muy rica en vitaminas y minerales que sabrán aprovechar muy bien el resto de tu organismo.