SARDINAS.
En los meses de verano están en su mejor momento. La sardina es, sin lugar a dudas, la reina de los pescados azules en nuestro país, y si hasta hace poco sus grasas eran vistas con cierto recelo, hoy se ha demostrado que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares. En conserva, sus espinas resultan comestibles (se ablandan al enlatarlas) y constituyen una excelente fuente de calcio.