Diente de león.
Es una planta originaria de Europa, pero se ha extendido por todo el mundo y se encuentra de manera silvestre a la orilla de los caminos, en prados, pastizales y márgenes de bosques.
Posee múltiples propiedades terapéuticas: es diurética, depurativa, desintoxicante, digestiva, ligeramente laxante y antiinflamatoria. También es capaz de evitar la formación de piedras en el riñon, e incluso ayuda a disolverlas, por lo que está especialmente indicada en trastornos renales y urinarios.