Dulcamara:
Nombre científico: Solanum dulcamara Familia: Solanáceas Sinonimia: Bitersüss (alemán); douce-amére (francés); bitter-sweet (inglés); co-rallina (italiano); dulcamara; doce-amarga, erva-cáo (portugués).
Descripción:
Originaria de Europa, Asia y África, la dulcamara es un subarbusto trepador, que se apoya en los vegetales más cercanos y tiene tallo de dos a cuatro metros ue altura, muchas ramas finas, alargadas, flexibles y pilosas, corteza grisácea y raices fibrosas. Sus hojas son ovales, puntiagudas y raramente blancas, tienen la misma forma que las de la patata y se disponen en racimos corimbiformes. Los frutos – bayas ovales y pequeñas, rojas cuando están maduras contienen semillas en forma de ríñones. Encierra, principalmente en el tallo y en la base de los pecíolos, el alcaloide «solanina», el glucósido «dulcamarina», el extracto dulce amargo «picroglycon», resina, cera, gluten, goma y varias sales. Según algunos autores, para fines medicíñales se debe emplear la corteza de las ramitas tiernas y las hojas, recogidas en la primavera o en el verano y desecadas al aire libre. Otros dicen que au sólo los tallos – de sabor amargo, que pronto se vuelve dulce, con dos años, recogidos en el otoño cuando ya han caído las hojas o en la primavera antes que broten de nuevo, se deben utilizar medi-cinalmente.
Desde hace siglos se han atribuido a la dulcamara innumerables virtudes curativas. Antaño considerados venenosos, sus frutos son comprobadamente inofensivos, pues solamente contienen 0,3 a 0,7% de «solanina», de acuerdo con una información no unánime. Las hojas, sin embargo, parecen ser realmente veneno sas, por lo menos para los animales. Las raices antiguamente eran consideradas como el principal ingrediente del legendario «elixir del amor», capaz de hacer que cayesen enamoradas las personas que lo tomaban.