GROSELLAS.
La mejor época para comprarlas es de junio a septiembre. Su sabor agridulce las hace muy recomendables para combinar con otras frutas también veraniegas como ciruelas, cerezas o frutas del bosque. Son ricas en potasio, calcio y fósforo, y además tienen propiedades diuréticas y depurativas.