Propiedades del olivo y el aceite de oliva:
Tanto las hojas de olivo como sus frutos, las aceitunas, y el aceite que de ellas se extrae, tienen numerosas propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Las hojas son febrífugas, hipotensoras, diuréticas y astringentes. El aceite estimula la digestión y favorece la secreción de jugo gástrico, y también es laxante y emoliente. Su uso externo es altamente recomendable para tratar quemaduras y afecciones de la piel, y actúa como bálsamo frente a la sequedad y los sabañones.