Pimientos.
Los mejores pimientos se encuentran en pleno verano y hasta principios de otoño. El pimiento contiene capsicina, una sustancia presente en las simientes y en los filamentos blancos que previene trastornos circulatorios y tiene propiedades analgésicas. También es rico en vitamina C, considerada como un potente antioxidante que neutraliza la acción de los radicales libres y por tanto previene el envejecimiento. Los pimientos verdes protegen el aparato digestivo y son eficaces en caso de vómitos o diarreas. Además, son ricos en triptófano, una sustancia capaz de levantar el ánimo. Tómalo crudo, en ensaladas o en el típico gazpacho, así conserva todas sus vitaminas.